Software Libre

Soy C.M.Champi.

El software libre es lo que ha posibilitado mi uso de la tecnología para hacer música y difundir mi trabajo. Desde hace ocho años trabajo con Audacity y PureData para crear los elementos electroacústicos de mi música; y desde más o menos ese mismo tiempo es que tengo este blog, así como mi sitio de SoundCloud, que me permiten dar a conocer mi trabajo de forma gratuita.

Si bien el software libre nos posibilita el compartir nuestro trabajo y hacerlo llegar a más personas, me parece que no por eso se constituye como un agente liberador. En el caso concreto de la música, me pregunto hasta qué punto las herramientas de software libre son una nueva y más profunda manifestación del paradigma que fundamenta el valor estético de la obra musical a partir de sus componentes técnicos, donde se fetichiza la tecnificación, y se deja al componente sonoro como elemento más bien secundario. Mi pregunta es si este nuevo tipo de juicio estético está justificado, o si no será otra forma en que reproducimos la lógica capitalista. O aún peor, si no será una forma de glorificarla. La fase neoliberal del capitalismo, que se enfoca en la economía de servicios, hace hincapié constantemente en “hacer lo que se ama”, en “perseguir los sueños”, en el emprendedurismo que termina siendo auto explotación y la práctica de la extrema precarización. ¿Por qué habríamos de asumir que compartir libremente nuestro trabajo habría de ser liberador? Quizás intercambiar libremente lo sea. Ahora, a un año del inicio de la pandemia por Covid-19, cuando nuestro gremio se ve azotado por la parálisis, vemos que nuestra alternativa, los conciertos virtuales, son simplemente inviables. ¿No es eso también una forma de distribución gratuita? ¿Cómo nos está liberando?

Y aún así, todo esto es necesario. Los conciertos, las funciones de teatro, la poesía telemática, gratuita, accesible, es lo único que nos mantiene cuerdos; nuestro único alivio. Cobrarla también sería un robo. Quizás el software libre, y sus consecuencias, sólo están obviando que tenemos un grave problema de justicia; que debemos reconsiderar nuestras ideas sobre el valor de cambio de nuestro trabajo, y las formas en que lo ejercemos. Pienso, a modo personal, en lo difícil que es comprar una librería virtual de sampleos por $400 dólares. Pero también pienso en que seguramente quienes la han producido no han de estar viviendo la gran vida. En mi caso, esto es un impedimento importante, ya que la producción digital de música contrarresta la dificultad que implica hacer que las obras instrumentales se toquen. Afortunadamente, he sido afortunado.

El software libre me ha permitido, en los últimos años, explorar terrenos de mi imaginación que de otro modo jamás habría podido descrubrir. La exploración que puede hacerse del ruido blanco, por ejemplo, y de la creación de sonidos que contribuyen a extender la sonoridad de los instrumentos tradicionales, son aspectos invaluables que el software libre me ha facilitado.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s